El Valor de la DISCIPLINA CONSTANTE

En este artículo, quiero compartirte algunos pasajes de la poderosa obra de Jim Rohn, denominada precisamente “El Valor de la Disciplina”

Es un audiolibro de no más de 30 minutos de duración y del cuál he tomado sus valiosísimas ideas que son extramadamente poderosas.

La versión en audio la vengo escuchando desde el año 2001, que es la época en que conocí personalmente a su autor, y hasta la fecha lo he debido oír unas cien veces y nunca me canso de hacerlo, porque cada vez que lo hago me deja nuevas enseñanzas que las aplico a mi trabajo diario y a mi vida cotidiana.

Te dejo entonces, con estos pasajes que espero los disfrutes y los apliques tanto como yo lo he venido haciendo. Te puedo asegurar que funcionan.

EL VALOR DE LA DISCIPLINA (por Jim Rohn)

De todos los temas que he cubierto durante los años, temas como el fijarte metas, administrar tu tiempo o tu autosuperación entre otros, lo cierto es que no hay ninguno mas importante que el que vamos a tratar a partir de este momento:

Vamos a estudiar detenidamente las disciplinas para el éxito; los puntos básicos para descubrir el éxito y la felicidad, pero antes de estudiar específicamente estos puntos básicos, veamos la clave mas importante para la buena vida:

La clave mas importante no es aprender a fijar metas; no es aprender como administrar tu tiempo o dominar los atributos del liderazgo, sino aprender las disciplinas para el éxito

Cada día en millares de formas, la gente como tú o como yo, tratamos de mejorarnos aprendiendo a hacer ciertas cosas; nos pasamos toda la vida acumulando conocimientos en las aulas, de los libros y de las propias experiencias de la vida. Probablemente ya todos nosotros tengamos toda la información necesaria para lograr todo lo que queremos.

Probablemente ya tenemos todo el conocimiento que necesitamos para convertirnos en todo lo que queremos ser, pero a pesar del conocimiento que nos ha tomado tiempo adquirir, la mayoría de nosotros no alcanzamos nuestras metas y ambiciones.

Nos conformamos con una pequeña fracción de lo que de otro modo hubiéramos podido tener a pesar del inmenso conocimiento que hemos acumulado durante toda una vida.

Ahora bien, si el conocimiento es el precursor del éxito, ¿por qué la mayoría de nosotros no logramos alcanzar nuestros objetivos? ¿Porqué a pesar de todo lo que sabemos y a pesar de nuestras experiencias colectivas, vagamos sin rumbo y nos conformamos con una vida de existencia en lugar de una vida de sustancia?.

Aunque puede haber respuestas para esta pregunta, la respuesta básica y fundamental es LA FALTA DE DISCIPLINA para aplicar todo lo que sabemos

Esa es la palabra clave: DISCIPLINA. Es mas, le pudiéramos añadir una palabra más a esa palabra clave; la otra palabra es constancia, es decir, DISCIPLINA CONSTANTE.

La vida es básicamente un proceso de acumular conocimientos y aprender a aplicar esos conocimientos en el mundo real y en los negocios, pero al igual que con todo lo recién aprendido, debes aprender a usar lo que has aprendido.

Mejor que el conocimiento, es el conocimiento aplicado, y una vez que hayas aplicado tus conocimientos, debes estudiar los resultados de ese proceso y entonces analizar tus resultados. Si tus resultados son pobres, debes refinar tu aplicación de lo que sabes y tratar de nuevo.

Finalmente, si tratas, observas, refinas y vuelves a tratar, tu conocimiento invariablemente te producirá resultados valiosos y admirables, y si con alegría y con los resultados de tus esfuerzos, continúas aplicando, refinando, aprendiendo y observando hasta verte envuelto en una espiral de logros y progreso, el éxtasis de esa experiencia total resultará en una vida de triunfo sobre la tragedia, el aburrimiento y la mediocridad, pero para que todo ese proceso te sirva, debes primero dominar el arte de la disciplina constante, por lo tanto:

  • Necesitas un esfuerzo humano constante y disciplinado para dominar la magia de fijar metas o tus resultados serán esporádicos y evasivos.
  • Necesitas un esfuerzo humano constante y disciplinado para verdaderamente manejar tu valioso tiempo o tus intentos inconstantes encontrarán que tu tiempo te lo están robando sutílmente aquellos hacia los cuales te sientes obligado o cuyas exigencias incesantes son más fuertes que las tuyas.
  • Necesitas disciplina constante para hacer el intento cuando esa voz criticona dentro de tu propia mente, te susurra las dolorosas consecuencias de un posible fracaso.
  • Necesitas disciplina constante para admitir tu errores y reconocer tus limitaciones. La voz del ego humano nos habla a todos, nos hace señas para que aumentemos nuestro valor más allá de lo que nuestros resultados nos sugieren que merecemos.
  • Necesitas disciplina constante para ser totalmente sincero contigo mismo al igual que con otros, porque ciertamente tus resultados a veces son tan comúnmente insignificantes que te encuentras exagerando la verdad para aparentar ser más grande ante los ojos de otros. Debes estar seguro de una cosa: cada exageración de la verdad una vez detectada por otros, destruye tu credibilidad y hace que se sospeche de todo lo que dices y haces. La tendencia a exagerar, adulterar y hasta a no revelar la verdad, es una parte innata en todos nosotros y sólo un ataque total y disciplinado puede vencer esta tendencia.
  • Necesitas disciplina constante para planificar.
  • Necesitas disciplina constante para poner tu plan en acción.
  • Necesitas disciplina constante para mirar con objetividad los resultados de tu plan aplicado y para disciplinarte tú mismo a cambiar tu plan o tu método de poner tu plan en acción, si tus resultados son pobres.
  • Necesitas disciplina constante para tener firmeza cuando el mundo te hecha opiniones a tus pies
  • Necesitas disciplina constante para reflexionar sobre los valores de las opiniones de otros, cuando tu orgullo y tu arrogancia te hace pensar que sólo tú tienes las respuestas a tus retos personales.

Con esta disciplina constante, aplicada a cada aspecto de tu vida, puedes descubrir innumerables milagros, posibilidades y oportunidades singulares. Con la disciplina de reservar treinta minutos cada día para leer, puedes encontrar las respuestas a las interrogantes actuales y futuras y programar datos en tu computadora mental, tanto lógicos como emocionales, que realcen tus valores, agudicen tus técnicas y refinen tu sofisticación.

Ahora bien, si es el hilo mágico de la disciplina lo que se entreteje entre todas las acciones humanas dignas, entonces ¿qué es esa cosa que llamamos disciplina?

Una buena respuesta a esta pregunta pudiera ser que La Disciplina es el conocimiento humano constante de la necesidad de una acción, y un acto consciente tuyo para realizar esa acción.

Si tu conocimiento y tu ejecución ocurren casi simultáneamente, entonces haz empezado a valorar la secuencia de la actividad humana disciplinada. Si pasa un tiempo considerable entre el momento de tener conocimiento y el momento de la ejecución, entonces eso se llama PROCRASTINACIÓN, casi exactamente lo opuesto a la disciplina.

La voz interior nos dice: HAGAN LA ACCION; la disciplina entonces nos dice: HÁGANLO AHORA Y LO MEJOR QUE PUEDAN, HOY, MAÑANA Y SIEMPRE, hasta que finalmente el acto digno llegue a ser instintivo. La falta de resolución dice: Lo mismo da más tarde o lo mismo da mañana o a lo mejor cuando tenga un momento. La falta de resolución también dice: haga lo que sea necesario para resolver o para impresionar a otros; haga lo que pueda pero no lo que debe.

Estamos enfrentándonos constantemente a esas dos opciones siempre presentes. La opción entre la existencia disciplinada que produce los frutos del logro y la satisfacción, o la procrastinación: la vida fácil en la cuál el futuro no produce fruto; sólo las ramas desnudas de la mediocridad.

Las recompensas de la disciplina yacen en el futuro y son grandes; las recompensas de la falta de disciplina son para hoy y son menores comparadas con las recompensas innumerables de la disciplina propia constante, pero la mayoría escogen los placeres del día en lugar de las fortunas del mañana.

Ciertamente, el creador que está sentado en su trono distante y que ve las vidas de su creación humana, debe sonreírse a menudo por la locura de nuestros actos. A lo mejor, hasta se dice a sí mismo las palabras escritas por James Allen en su libro “Cómo piensa un hombre, así es su vida” que dice: Maldijeron el efecto, pero alimentaron el costo.

Ahora, observemos detenidamente los tres pasos de cómo ser disciplinados:

1. La verdadera disciplina no es fácil.

La mayor parte de la gente tendría que admitir que es más fácil dormir hasta las diez que levantarse a las siete, es más fácil acostarse tarde, dormir tarde, llegar tarde, irse temprano. Es más fácil no leer; es más fácil encender la televisión que apagarla; es más fácil hacer simplemente lo necesario que hacerlo todo; esperar siempre es más fácil que actuar; tratar es un método más fácil que hacer.

¿No sería fascinante el no tener que tender la cama? ¿o lavar los platos? ¿o pagar impuestos?.

No importa la razón; el sistema en que nos encontramos está diseñado a hacer que las cosas fáciles sean las menos lucrativas y las más lucrativas parecen ser también las más difíciles. La vida es y siempre será una batalla entre la vida fácil y sus recompensas momentáneas y la vida de disciplina y sus más significativas recompensas. Cada una tiene su propio precio: el precio de la disciplina o el precio del pesar. Pagamos uno de los dos.

Escoger la vida disciplinada hoy. Hechar a un lado la facilidad y la tranquilidad ahora y trabajar inteligentemente y por más tiempo que la mayoría, es dolorosamente difícil. Tus amigos están en la playa mientras tú estás sentado en tu escritorio o en la biblioteca; es difícil, pero si te esfuerzas, si pagas el precio de la disciplina ahora, encontrarás que las recompensas futuras valen el precio.

Ahora, para aquellos que escojan la vida fácil, para aquellos que escojan avanzar sin esfuerzo ahora y trabajar más tarde; para esa gran mayoría, el precio será EL PESAR. El pesar es cuando tus amigos dicen: ojalá hubieras empezado más temprano, o el que pierde su trabajo, o su familia, o su salud y el que durante el tiempo de tragedia y desesperación mira hacia atrás a lo que pudo haber sido o debió haber sido, a lo que harían si tuvieran otra oportunidad.

Lo que deseamos haber hecho es la voz del pesar hablándonos en un tono doloroso, en un momento en que no se puede volver atrás; no hay una segunda oportunidad; no hay “¿ y si lo hubiera hecho diferente?. Escoje uno u otro, pero ambos tendrán un precio: el precio de la disciplina o el precio del pesar. Uno cuesta centavos; el otro, una fortuna.

Bien, hemos sugerido que la primera lección sobre la disciplina es que no es fácil. Ahora viene la segunda.

2. La disciplina debe ser una actividad de tiempo completo.

Dijimos ya que la mejor forma de disciplina es la disciplina constante. La disciplina que se necesita para tender la cama todos los días es la misma disciplina necesaria para tener éxito en la vida. Si estás dispuesto a tomarte la libertad de ser disciplinado en un aspecto de tu vida e indisciplinado en otro, entonces el aspecto en que eres indisciplinado, hará estragos que destruirá tu autodisciplina en los aspectos que haz considerado importantes. La constancia no puede ser inconstante.

La disciplina es la mente entrenada para controlar nuestras vidas. La disciplina es una serie de normas que hemos seleccionado como nuestro código personal de conducta y es nuestra disposición de imponernos los requisitos para seguir esas normas. Una vez que hayas adoptado esas normas de comportamiento y conducta, estás obligado a seguirlas y si no lo haces, entonces no hay actividad disciplinada.

Nos encontramos proclamando nuestras normas a nuestros parientes, amigos y socios pero viviendo en una forma opuesta a lo que hemos dicho; esto lleva a una pérdida de credibilidad entre aquellos que observan nuestras inconstancias y aún más importante, la falta de confianza en nosotros mismos y talvez si existiera algo peor que alguien que aplica sus disciplinas auto impuestas sin constancia, sería alguien que nunca ha considerado la necesidad o el valor de la disciplina:

Parece que andan sin rumbo, cambian procesos, cambian de normas, cambian lealtades y saltan frecuentemente de un compromiso a otro, dejando atrás un rastro de amistades rotas, proyectos sin terminar y promesas incumplidas; todo por una disciplina que no existía o que se imponía tan infrecuentemente que era ineficaz.

Bueno, ahora que hemos determinado que la disciplina no es cosa fácil y que una disciplina por horas no vale mucho, veamos el tercer paso para aprender a ser una persona disciplinada; este tercer paso no está supuesto a ser de aprendizaje, sino que está supuesto a ser una de las promesas singulares de la vida, y dicho en una sola frase, simplemente dice:

3. Para cada esfuerzo disciplinado, hay una recompensa múltiple.

Esa es una de las grandes disposiciones de la vida; es como la ley de sembrar y cosechar; es más, es una extensión de la ley bíblica que dice que si se siembra bien se cosecha bien. Un esfuerzo disciplinado en la primavera (en la temporada de oportunidades), producirá una recompensa en el otoño.

Ahora, la parte extraordinaria de la ley de sembrar y cosechar es la siguiente: No solo sugiere que cosecharás lo que has sembrado; también sugiere que cosecharás mucho más; si siembras una tasa de trigo en la primavera, la ley dice que tendrás una tonelada de trigo en el otoño, si tuviste la disciplina de proteger tus cultivos durante la calurosa estación de verano.

La vida está llena de leyes que gobiernan y explican el comportamiento humano, pero ésta bien pudiera ser la ley principal que vale la pena estudiar y conocer a fondo: Por cada esfuerzo disciplinado, una recompensa múltiple.

Si prestas un servicio extraordinario, se multiplicará tu recompensa, si eres justo, honrado y paciente con otros, se multiplicará tu recompensa, y si das más de lo que esperas recibir, tu recompensa será más de lo que esperas…pero recuerda la palabra clave aquí, que como te puedes imaginar es la disciplina.

Todo lo valioso requiere cuidado y atención: un niño requiere disciplina constante y firme durante sus primeros años o las enseñanzas esporádicas y contradictorias de los padres bien intencionados, crearán confusión y un comportamiento imposible de predecir.

Nuestros pensamientos requieren disciplina, porque si los dejamos solos, divagarán sin esperanza como si estuvieran perdidos en un laberinto; y recuerda: pensamientos confusos, producen resultados confusos.

Se necesita disciplina para cambiar un hábito; los hábitos, una vez que se adquieren, se convierten en un cable gigante, un instinto humano casi indomable que solo la actividad disciplinada a largo plazo puede cambiar; debemos deshilachar cada ramal del cable del hábito, lenta y metódicamente hasta que el cable que nos mantuvo esclavos en una época, ahora se convierte en ramales dispersos del cable.

Se necesita la aplicación constante de una nueva disciplina; una disciplina más deseable para superar una menos deseable; y recuerda la ley: por cada esfuerzo disciplinado, una recompensa múltiple.

Aprende la disciplina de escribir una tarjeta o una carta a un amigo. Aprende la disciplina de pagar tus cuentas a tiempo, o llegar a tiempo, o usar tu tiempo en una forma más efectiva. Aprende la disciplina de prestar atención, o pagar tus impuestos o pagarte a tí mismo primero.

Aprende la disciplina de reunirte con regularidad con tus socios, o con tu cónyuge o con tus hijos o con tus padres. Aprende la disciplina para aprender todo lo que puedas aprender o enseñar todo lo que puedas enseñar o leer todo lo que puedas leer.

Por cada disciplina, una recompensa múltiple; por cada libro, nuevos conocimientos; por cada éxito un nuevo celo; por cada reto, un nuevo entendimiento; por cada fracaso una nueva determinación.

La vida es así. Aún las malas experiencias de la vida proporcionan su contribución especial, pero una palabra de advertencia aquí para aquellos que descuidan la necesidad de cuidar y atender las disciplinas de la vida: Todo tiene su precio, todo afecta a otras personas.

Descuida tu propia disciplina y tendrás que pagar un precio. Todas las cosas de valor se darán por sentadas con el transcurso de apenas un poco tiempo. A eso le llamamos la ley de la familiaridad. Sin la disciplina de prestar atención constante y diariamente, todas las cosas se hacen vulnerables.

Actúa con seriedad; la vida no es un ensayo. Si estás leyendo este artículo mientras te preparas para acostarte y tienes la inclinación de tirar tu ropa en una silla en lugar de colgarla en el clóset, ten cuidado: esto podría indicar falta de disciplina, y recuerda:

La falta de disciplina en las pequeñas cosas de la vida, te puede costar mucho en las cosas importantes de la vida.

No puedes poner en orden tu compañía hasta que no aprendas a aplicar la disciplina de ordenar tu propio garaje. No puedes ser impaciente con tus hijos y ser paciente con tus distribuidores o tus empleados. Podrías tener dificultad en decirle a otros que trabajen más o vendan más, cuando esa instrucción es contradictoria a tu propia conducta. No puedes amonestar a otros para que lean libros buenos, cuando tú no tienes una tarjeta de biblioteca.

Mira a tu alrededor ahora mismo: ¿qué pudieras estar haciendo que requiere atención, que necesita una nueva disciplina, un nuevo compromiso o una nueva decisión?

Recuerda que este trabajo no está supuesto a ser para entretenimiento. La vida es demasiado valiosa para que tú permitas que las buenas ideas se tomen a la ligera, o como si las palabras o las preguntas fueran dirigidas a otra persona.

Talvez en este preciso momento, estás reflexionando estas ideas sobre la autodisciplina mientras conduces en el tráfico, y tocas la bocina impacientemente porque el que está delante tuyo no se está moviendo lo suficientemente a prisa. A lo mejor estás sentado solo, solamente porque has tenido un desacuerdo con alguien a quien quieres o que te quiere a tí, y tu ira no te deja hablar con esa persona.

¿No sería este un momento ideal para examinar la necesidad de una nueva disciplina sobre el perdón o la paciencia, con la necesidad de tiempo que pueda tener otra persona para crecer y encontrarse a si misma?.

Tal vez estás a punto de darte por vencido, o de comenzar de nuevo, o ponerte a hacer algo, y el único ingrediente que falta para tu historia increíble de éxito es una nueva y auto impuesta disciplina que hará que te quedes por más tiempo; que trates con más ahínco; que trabajes más intensamente de lo que creíste posible, porque recuerda:

La más grande, la más valiosa forma de disciplina es la que te impones a tí mismo. No esperes a que las cosas se deterioren tan drásticamente que alguien tenga que imponerte disciplina a tu vida. Eso sería trágico.

¿Cómo podrías explicar que otra persona tenga una mejor opinión de tí, de la que tienes de tí mismo?

El porqué alguien te obligó a levantarte temprano y a estar en el mercado, cuando hubieras estado satisfecho durmiendo hasta tarde y dejando que el éxito fuera a otro que se aprecia más de lo que tú te aprecias.

Tu vida, mi vida, la vida de cada uno de nosotros en este planeta giratorio azul y blanco, sirve de advertencia o de ejemplo. Una advertencia sobre las consecuencias del abandono, la compasión por tí mismo o la falta de dirección o ambición, o un ejemplo de talento bien aprovechado de disciplina autoimpuesta y de objetivos claramente percibidos e intensamente perseguidos.

El material que tratamos juntos y la disciplina para el éxito, es lo mejor que ha podido cubrirse durante una vida. Los fundamentos de la riqueza y la felicidad son exactamente lo que el nombre indica: fundamentos….,pero recuerda:

Las grandes ideas y discernimientos, a menos que se combinen con la actividad humana disciplinada, no son más que eso: ideas y discernimientos; joyas filosóficas del pensamiento que tienen poco valor práctico.

Al final, cuando cese la conversación o cuando terminen las clases de entrenamiento o cuando se haya puesto de nuevo el libro sobre el estante, tu propia disciplina será el catalítico mágico que dará sustancia y profundidad a tus planes y sueños.

En las ideas precedentes está la clave para una buena vida; los fundamentos para el éxito, la felicidad y el orgullo en tus propios y magníficos logros. Una vez que hayas captado estas ideas, estos nuevos discernimientos, requerirás tu propia disciplina para crear los fundamentos básicos y tus propias reacciones instintivas a los retos y oportunidades de la vida.

La última interrogante no puede ser: ¿vas a apropiarte de las disciplinas fundamentales?. La pregunta correcta es: ¿cuando vas a apropiarte de las disciplinas fundamentales?.

Con la aplicación intensa y constante de las disciplinas que valgan la pena ; nosotros; tú y yo; aquellos que conocemos y a quienes podemos influir; nosotros tenemos la capacidad individual y colectiva de cambiarnos a nosotros mismos; nuestras entradas, nuestras actitudes, nuestro estilo de vida y nuestro efecto sobre otras personas.

Podemos cambiar opiniones y podemos cambiar de dirección; podemos cambiar de liderazgo; hasta podemos cambiar la dirección de nuestra nación. Tenemos la oportunidad; tenemos la capacidad; tenemos las respuestas y tenemos la habilidad.

Los elementos están allí, incluyendo la libertad de hacer el intento o no hacerlo. Solo falta la disciplina, y ese elemento y la decisión de usarla, se encuentran dentro de cada uno de nosotros. La opción es nuestra, el momento es ahora. Si no nosotros ¿quién? y si no ahora, ¿cuando?…

= = = = = =

Como habrás podido advertir, este artículo debe tener una importancia significativa en tu vida, y a partir de hoy tienes la gran oportunidad de adoptar este nuevo hábito en tu vida y ese es el motivo principal por el que no podía dejar de anunciarlo.

La única forma de lograr todos tus sueños y metas, es aplicando una disciplina constante a todo lo que hagas. Como dice Jim Rohn, esta nueva práctica no puede ser de horas, sino que debe ser una actividad de tiempo completo. No puedes ser disciplinado tres días a la semana y el resto del tiempo indiciplinado.

Debes adoptar la disciplna en todas las facetas de tu vida, de manera incesante y así como yo he comprobado que estas valiosas ideas funcionan (con esfuerzo propio y la decisión de llevarlas a la práctica), no tengo la menor duda que funcionarán para tí, si cumples con los requisitos necesarios.

Atentamente

Raúl Alejandro Rico Aranibar

Desarrollo Personal, Formación Financiera Básica & Éxito Integral

Consultas: [email protected]

10 Responses to “El Valor de la DISCIPLINA CONSTANTE”

  1. ORDEP ZINEL dice:

    Lo comparto en un 100%.
    La disciplina sin lugar a dudas es el pilar fundamental del desarrollo.
    En lo personal, para mi siempre fue un problema. Tuve un padre muy estricto, asi es que cuando me liberé a los 17 años me transformé en un anarco.
    Hoy a los 55 años, me siento un hombre exitoso, pero lo sería mucho más si fuera más disciplinado.
    Recomiendo el audio y la lectura.

  2. Jose Noriega dice:

    Exelente, Jim siempre asertivo con su filosofia para la vida, siento que la lectura me golpeo, y tiene que ser asi porque tengo dificultad para concluir las cosas, para mantener el ritmo, constancia es la palabra correcta para espresarlo.
    Reflexion y accio.
    Gracias Raul. Saludos.

  3. carlos miguel dice:

    No cabe duda que estamos hablando de una gran verdad, solo con diciplina podremos un vance integral en nuestras vidas, Dios ha sido maravilloso conmigo, pero estoy conciente, que si fuera mas diciplinado (El libre albedrio, tendria aun mayores logros y bendiciones, tengo 45 años, y estoy en un momento muy especial de mi vida, tengo la maravillosa bendicion de mi familia, y conocer esta alternativa de crecimiento que ofrece Raul, es de lo mejor que me haya pasado, y lo voy aprovechar al maximo. Gracias Raul. Dios te bendiga.

  4. gabriela dice:

    Hoy estaba pensando precisamente en mis fracasos, especialmente en una lucha interna que he tenido desde hace 4 años con una meta que no he podido lograr…y que ahora estoy cerca de alcanzar y la respuesta es la falta de disciplina…nunca he sido disciplinada a tiempo completo…solo por momentos, por etapas, para algunas cosas no para todas…y eso ha resultado en muchas frustraciones en mi vida….este articulo esta excelente…

  5. chepito dice:

    esta bueno este gran comentario

  6. Ranimiro dice:

    Gracias Raul por tan acertado post.
    La verdad es que aun no se si me ha servido pues como bien dices lo debo aplicar a mi vida, sobre todo a la profesional.
    Precisamente siento que esto es lo que me hace falta, mas disciplina, toda mi vida he estudiado, mas de una profesion, pero he fracasado al aplicar mis conocimientos. Sabia que habia fracasado pero no por que. A partir de hoy y gracias a ti lo se. Que no es poco.
    Hoy es 03 de Mayo de 2011 y tengo un capital de 16.000 dolares, con mis conocimientos y la disciplina que voy a aplicar desde este mismo instante lo incrementare hasta llegar a 80.000 dolares el 21 de diciembre de 2011. Ya volvere para contarles.
    Una vez mas muchas gracias Raul, tal vez me hayas ayudado a cambiar mi futuro.

    Ranimiro Delgado Quantas

  7. paul garcia osorio dice:

    este post es la radiografia perfecta que me mostro por que no he progresado en mi vida aunque soy conciente de que no habia sido ni diciplinado ni mucho menos constante.es jueves 22 de marzo desempleado hace ya 2 semanas y sin saber que hacer.VOY A FIJAR METAS Y A ADQUIRIR EL HABITO DE LA DICIPLINA CONSTANTE.gracias señor raul.

  8. claudia dice:

    Excelente. Al principio la disciplina no es agradable pero despues da grandes frutos, donde ya no es dificil cumplirla; de vuelve parte de tì. Necesito aplicar la disciplina constante en mi vida, por que quiero ser diferente, especial y sentirme agradada de mi misma. La mayoria de las personas hacen parte del comùn, y esto se debe a que nos gusta hacer lo fàcil; pocos marcan la diferencia; estos son los que hacen las cosas con disciplina y perseverancia; y yo quiero ser parte de estos.

  9. Gabby dice:

    Gracias Raúl, por compartir este artículo tan importante, me encuentro dentro de una situación bastante difícil, sin embargo el haber leído estas notas, me hacen reflexionar la gran importancia del ser disciplinado, por lo que de ahora en adelante me comprometeré conmigo misma para transformarme y poder llevar a cabo mis planes. Gracias!!

Leave a Reply