Las últimas semanas he estado reflexionado acerca de un aspecto no menor que tiene que ver con la calidad del aprendizaje que estamos asumiendo en nuestras vidas, y no me refiero al aprendizaje académico que puedas estar recibiendo en el entorno tradicional.

Me refiero netamente al auto-aprendizaje que nosotros mismos generamos con la intención de crecer y desarrollarnos de forma integral, es decir, en todas y cada una de las áreas de nuestras vidas.

No hay duda que si realmente queremos aprender, tenemos información a raudales, sin embargo, lo importante no es tener la información a diestra y siniestra, sino tener la capacidad de discernimiento, para poder evaluar qué tipo de información es la que más nos conviene, no simplemente la que más nos agrada.

Ahora, dejando de lado el hecho de que tenemos la información a disposición (al menos si sabemos buscarla y encontrarla), necesitamos entender un aspecto mucho más importante que tiene que ver con el APRENDIZAJE propiamente dicho.

No nos sirve de nada tener miles de megabytes en nuestras computadoras (repletas de información), y al mismo tiempo, nuestros estantes llenos de libros, si no asumimos la responsabilidad del aprendizaje activo.

La gran mayoría de las personas están tan confiadas en que la información está ahí, que poco menos creen que la misma entrará en sus cerebros como por arte de magia, y desafortunadamente, la cosa no funciona así.

Si realmente no asumimos un compromiso serio con nuestro aprendizaje, me animo a decir que las próximas décadas de nuestras vidas, seguirán iguales a lo que son ahora, porque simplemente la información que estaremos ingresando en nuestras mentes, no estará respaldada de un proceso continuo, esforzado e inteligente de aprendizaje.

¿Qué significa un aprendizaje pasivo?

Leemos de todo un poco, escuchamos de vez en cuando algún material en audio, vemos muy espaciadamente uno que otro video, y a menor escala, tomamos algún curso de capacitación que nos ayude a crecer, ya sea intelectual, financiera, profesional, física, recreativa, familiar o espiritualmente, pero lamentablemente, no hacemos casi nada con esa información, porque al ser mínima, no nos genera la suficiente motivación para ponerla en práctica.

¿Qué significa un aprendizaje activo? 

Contrario a lo anterior, el motivo de esta reflexión, es lo que tiene que ver con el aprendizaje activo, el cual se relaciona directamente con un plan de acción perfectamente concebido por nosotros mismos que nos motive a actuar, amparados por un propósito digno de ser HOY mejores personas de lo que fuimos AYER. Tan simple como eso.

Un aprendizaje activo con la intención de auto-superarnos en todas y cada una de las áreas de nuestras vidas tiene que ver con lo siguiente:

–          Leer al menos 1 hora por día (de Lunes a Domingo), libros, notas, resúmenes, guías, reportes, escritos, etc relacionados con cada área de nuestras vidas.

Estas lecturas deben estar acompañadas de un ambiente tranquilo, concentración, motivación, y lo más importante, papel y lápiz, para ir tomando notas y poder clasificarlas por áreas.

–          Escuchar por lo menos un audio-libro, curso, conferencia, programa en audio o podcast a la semana que tenga una duración de unos 60 minutos.

Estas sesiones de audio deben estar acompañadas de un ambiente tranquilo, concentración, motivación, y lo más importante, papel y lápiz, para ir tomando notas y poder clasificarlas por áreas.

–          Presenciar un video, documental o película (de al menos una hora de duración), cada quince días.

Estas sesiones de video deben estar acompañadas de un ambiente tranquilo, concentración, motivación, y lo más importante, papel y lápiz, para ir tomando notas y poder clasificarlas por áreas.

–          Tomar un curso, taller, seminario o presentación, al menos cada tres meses.

Es importante mencionar que la actitud en estos cursos presenciales debe ser la mejor y también deben estar acompañadas de mucha concentración, motivación, y lo más importante, papel y lápiz, para ir tomando notas y poder clasificarlas por áreas.

= = = = =

Estos cuatro pilares de un aprendizaje activo, tienen más importancia de la que te imaginas, debido a que llevan inmersos el potencial de convertirte en un experto al cabo de unos pocos años, en todos los temas que vayas estudiando basado en ese sencillo plan de acción, sin embargo, este es simplemente el primer paso en tu proceso de aprendizaje activo por el hecho de que tiene que ver con tus propias decisiones, y su éxito o fracaso solo dependen de ti.

El segundo paso en este proceso de aprendizaje activo está relacionado directamente con un principio basado en los hombros de los gigantes…

Ojalá entiendas la MAGNITUD de este principio, porque te va a transformar la forma de ver cada nuevo proceso de aprendizaje activo.

Los grandes entendidos en el área de la superación personal enseñan que cuando quieres aprender algo (en este caso, alcanzar tu máximo potencial en todas y cada una de las áreas de tu vida)… tienes un solo camino a recorrer (que es el que casi nadie toma), denominado:

Párate en los hombros de los gigantes!!!

Esto significa que debes empezar a localizar gente que YA haya alcanzado los resultados que tú quieres alcanzar. Debes estudiar a esas personas y averiguar qué es lo que hacen, cómo viven, qué técnicas exactamente implementan, etc.

Lleva tu estudio de este tipo de personas (LOS GIGANTES) a nivel “laboratorio”… de una forma muy profunda y detallada.

Y estudiando lo que los GIGANTES hacen, es que realmente vas a lograr “acortar” el camino y llegar mucho más rápido a tu meta de superación total.

Tony Robbins dice: El Éxito Deja Huellas.

Párate en los hombros de los gigantes y estudia detenidamente las huellas que están dejando.

Y pronto serás como ellos.

= = = =

Esto quiere decir que necesariamente debes encontrar personas que te guíen en el camino y te den una mano cuando estés a punto de darte por vencido(a), además que ellas mismas te faciliten la tarea ardua de buscar la información y entregártela en bandeja de plata para que tú puedas aprovecharla a tu antojo.

Un GIGANTE no necesariamente tiene que ser una persona en específico, sino un grupo de personas (lo que se conoce como MASTERMIND) que se dediquen  a LO MISMO. Así de sencillo !!!

Por este motivo, quiero INCENTIVARTE a que no seas indiferente con tu aprendizaje activo y aprovechas la gran oportunidad de pertenecer a algún MASTERMIND enfocado en la superación total del individuo.

En el mismo, estoy seguro que encontrarás toda la información y herramientas que necesitas para alcanzar tu máximo potencial en todas y cada una de las áreas de tu vida, y lo más importante, encontrarás una mano amiga que estará ahí, a tu disposición para guiarte en el camino…

Espero que esta reflexión te haga entender de una vez por todas que el mayor tesoro que tienes en tus manos no es simplemente la información disponible, sino el APRENDIZAJE ACTIVO

Te mando un fuerte abrazo a la distancia y nos vemos en la cima de nuestra propia superación…

13 thoughts on “Aprendizaje Pasivo Vs. Aprendizaje Activo”

  1. Magnífico artículo me felicito ampliamente por haberlo contactado estoy segura de que mi existencia está siendo bendecida.Gracias

  2. es como andar por el desierto y divisar un oasis a lo lejos, hay que caminar mas y rápido, sino podemos morir en el intento de llegar a la meta, beautiful article

  3. Definitivamente toda enseñanza que provenga de tu pluma es una gran lección de superación para cada uno de nosotros.
    Gracias Raúl Alejandro.

  4. Que excelente articulo para comenzar el día querido Hermano. me siento muy agradecido contigo, y listo para aplicarlo. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *