La Importancia De Los Ingresos Activos

Otro de los pasos de acción para alcanzar tus metas financieras a largo plazo, se refiere a empezar a ganar ingresos activos (si es que aún no los tienes o te encuentras cesante) y seguidamente, incrementarlos y conservarlos.

Parece contradictorio afirmar que para convertirte en una persona financieramente exitosa, uno de los pasos sea alcanzar tu libertad financiera por medio de la generación de ingresos pasivos, y sin embargo, en este artículo te aliente a generar ingresos activos a través de un trabajo tradicional y empezar a incrementarlos, pero lo que no todos te dicen es que esos ingresos pasivos necesarios para tu libertad financiera, te llegarán después de una sucesión de etapas que deberás cumplir, y para lograr eso, primero debes preocuparte de tus ingresos activos o ganados.

Inicialmente necesitas ingresos activos para poder administrarlos eficientemente, y una vez que sepas cómo hacerlo, puedas enfocarte en perseguir ingresos pasivos que al ser éstos superiores a tus gastos, te conviertan en una persona con libertad financiera, y si así lo deseas, con riqueza personal.

Debes generar ingresos activos, pero debes aprender a administrarlos de una forma mucho más eficiente de lo que has venido haciéndolo hasta ahora.

Por lo general, las personas cobran sus sueldos o salarios y lo que hacen es lo siguiente: pagan todas sus deudas acumuladas, compran cosas superfluas e innecesarias, se endeudan en muchas otras y a mediados de mes, se encuentran en la incómoda situación de verse sin un centavo y con mucho trecho que recorrer aún, y para colmo de males, se dan cuenta que gastaron mucho más de lo que ganaron y esto se convierte en una espiral de cuentas acumuladas que no les permite disfrutar de la libertad que anhelan y al final deben pasar sus vidas enteras trabajando para otros o para sí mismos, simplemente para pagar y pagar y jamás disfrutar ni compartir.

Lo mas increíble de esto es que aunque la falta de dinero los atormenta y viven con depresiones constantes, peleas frecuentes, desentendidos y penurias, no se nota la diferencia cuando uno los ve, ya que aparentemente son personas felices, realizadas, bien vestidas, con buenos autos y buenas casas, con hijos en buenos colegios, etc.

Lo que no debes olvidar es que las apariencias engañan y aunque no lo creas, la gran mayoría de las personas viven así y es muy probable que tú también seas parte de esa gran mayoría, sin embargo, debes tomar consciencia y empezar a darte cuenta de la importancia de tu existir y de lo corta que es tu vida, al menos si pasas la mayor parte de ella trabajando para terceros, aunque tu trabajo aparentemente te dignifique, te eleve a altas esferas, te haga rodearte de buenos contactos, te proporcione seguridad, te haga sentirte orgulloso, te brinde satisfacciones, te permita comprar juguetes caros, etc., etc.

Todo eso es importante y puedes disfrutar de todo eso sin necesidad de invertir la mayor parte de tus horas de vida en un trabajo remunerado. Tú podrás disfrutar mucho más, si ahora te preocupas de generar esos ingresos activos con una mentalidad diferente y te comprometes contigo mismo, a administrarlos correctamente.

Generar ingresos activos, administrarlos correctamente e incrementarlos, es el camino correcto hacia tu libertad financiera, tu riqueza personal y tu éxito financiero en la vida, acompañado de una mentalidad acorde con todo esto.

La forma mas conocida de generar ingresos activos es a través de un empleo remunerado que consigues gracias a tu profesión o a tus habilidades personales, y fuera de crecer profesionalmente, te interesa mucho poder incrementar esos ingresos activos año con año, para que de esa manera puedas cubrir todos tus gastos cotidianos, pero no siempre eres consciente de que esos ingresos deben ser manejados de diferente manera para que tu vida sea más llevadera y más agradable.

Una de las directrices en las finanzas personales, indica que no es tan importante la cantidad que ganas, sino cómo administras esa cantidad.

Debes ganar ingresos activos (ya sea por medio de tu empleo actual, a través de un negocio propio, gracias a tu oficio, tu actividad o tus habilidades, a través de comisiones por ventas, etc., etc).

Lo importante es que ganes ingresos activos, sin importar que éstos sean demasiado elevados ni que tengas que conseguir un puesto de alta jerarquía.

El momento en que empieces a ganar ingresos activos o si ya los tienes, empieza a darte cuenta que estos deben ser tratados de manera diametralmente diferente, y al hacerlo, ten por seguro que estarás empezando a dar los primeros pasos de acción hacia tus metas financieras.