¿Oportunidad o Estafa?

La única forma en que te des cuenta si una propuesta de negocio, es honesta o se trata de una estafa, es probando…

Muchas veces, puedes recibir consejos de terceras personas, que no se acercan a la realidad, y aunque sí es bueno hacerlo, deberías tratar de sacar tus propias conclusiones en primera instancia, y para que te vuelvas un experto en analizar las diferentes propuestas de negocio que te llegan, necesitas consumir muchísima información, practicar, probar, ver si resulta, etc.

Según mi punto de vista, nada resulta una estafa, hasta que lo compruebas por tus propios medios, y la única forma de comprobarlo, es poniendo en practica sus enseñanzas…

La mayor parte de las personas en el mundo entero, compran cursos, libros, programas, etc, y luego de un tiempo de no hacer nada con ellos, debido a su propia desidia, llegan a la conclusión de que lo que adquirieron fue una estafa, cuando lo cierto, es que no hicieron nada por obtener resultados de esa información, en base a practica constante, esfuerzo y perseverancia, así que de ahora en adelante, te pido que sigas esta metodología y empieces a estudiar mucho, analizar propuestas, probarlas y sacar tus propias conclusiones…

No esta mal que consultes obviamente con gente que consideres criteriosa, y necesitas hacerlo, pero a la larga, la mejor opinión es la tuya, y mucho mejor, si esta está respaldada de experiencia acumulada…

Si tienes la voluntad y el compromiso férreo de aprender mas sobre tu industria, rubro o giro de negocios, y en base a este conocimiento mejoras como persona, como profesional, y también mejoras financieramente, entonces, ningún precio que vayas a pagar se compara con el precio de la ignorancia, la pobreza y la mediocridad…

La gente que está mal económicamente, es la gente que jamás invierte en sí misma. Si tu pagas por un curso, por un libro, por un seminario, etc, que potencialmente te ayuden a mejorar, ESTAS INVIRTIENDO EN TI MISMO…

Cuando las personas sienten que los precios que les piden los demás, son muy elevados, están negociando el precio de su propio éxito, y tienes que saber que el precio de tu propio éxito NO ES NEGOCIABLE…

Acostúmbrate a pensar desde ahora, que todo aquello en lo que inviertas dinero, debe ser para tu propio mejoramiento, y jamás, algo invertido en ti mismo será un desperdicio de dinero, al menos, si te comprometes con esta información, la estudias, la practicas y buscas los resultados deseados…